El Tiempo en Posadas
El tiempo - Tutiempo.net
El Tiempo en Iguazú
El tiempo - Tutiempo.net

Macri y su confianza en la Selección: “Los dos partidos que quedan son muy ganables”

El ex presidente Mauricio Macri siguió desde el palco oficial del estadio Lusail la derrota de la Selección Argentina en su debut en el Mundial de Qatar. Y pese al cimbronazo que ocasionó el resultado, se mostró confiado en que el conjunto albiceleste avanzará a la siguiente fase.

“Es un partido que se puede perder, en términos de que si ganamos los que vienen no pasa nada”, sostuvo Macri, quien se encuentra en el país árabe en su rol de presidente de la Fundación FIFA. Y fue más allá, al afirmar que “los dos partidos que quedan son muy ganables y clasificamos”. “Es una prueba al temple, a la convicción del equipo y al técnico. Tenemos 72 horas para pensar y reflexionar. Tomémoslo así”, señaló.

En ese sentido, continuó: “Es una prueba de personalidad, porque así como teníamos una superioridad sobre Arabia Saudita, también la tenemos sobre Polonia y México, pero hay que tener la tranquilidad para plasmarla en goles en la cancha”.

Sobre el partido ante Arabia Saudita, el ex mandatario analizó: “Esto es fútbol. Patearon tres tiros y metieron dos goles. Uno le pegó mordido, pasó por debajo del ‘Cuti’ Romero y entró en un lugar imposible de la red lateral. El segundo la clavó en el ángulo, más allá de que tuvimos tres despejes fallidos. Y después, el destino…”.

En declaraciones a radio La Red, Macri pidió “mantener la calma, seguir creyendo en los jugadores y en el grupo humano que armó” el DT Lionel Scaloni e insistió en que el foco debe estar puesto en ganar los dos partidos que quedan y clasificar.

“Después de tres años de no perder, de creer que éramos infalibles, esto nos lleva a una profunda reflexión. Sigo apostando por este equipo y siendo optimista”, confió. A la vez que comparó esta situación con otras que le tocó vivir durante su presidencia en Boca: “Si habré ganado partidos que no merecía y habré perdido partidos con Boca que tampoco merecía… En el fútbol puede pasar esto: un equipo que ataca todo el tiempo y otro que defiende duro, bien parado, raspando en todos los tiros”.

Por otra parte, contó cómo vivieron los árabes la victoria de su selección. “Ellos no lo podían creen -relató-. No caían. Estaban enloquecidos. Nos rodeaban por todos lados. Lo que si no me gustó fue, cuando terminó, quisieron sacarse selfies conmigo. Hay que entenderlos. Es una tomada de pelo”.